11 de agosto de 2020

Profesionales participan en conservatorio de abuso de sustancias en situación de crisis.

Cuando un hombre bebe más de 4 tragos o una mujer más de 3 tragos, puede considerarse un consumo riesgoso. Esto indica que es importante y necesario disminuir el consumo. La pandemia, ha generado diversas consecuencias, afectando seriamente la salud mental de la población. Por ello el servicio de salud Chiloé a través de la […]

Cuando un hombre bebe más de 4 tragos o una mujer más de 3 tragos, puede considerarse un consumo riesgoso. Esto indica que es importante y necesario disminuir el consumo.

La pandemia, ha generado diversas consecuencias, afectando seriamente la salud mental de la población. Por ello el servicio de salud Chiloé a través de la Encargada del Programa de Alcohol y Drogas, Mixsann Torres, organizó un Conversatorio sobre “Abuso de Sustancias en Situación de Crisis”, que busca abordar la situación actual de la población consumidora que ha presentado dificultades para regularse emocionalmente lo que va en desmedro del clima familiar, por eso es importante abordar los riesgos asociado al consumo de sustancias.
La iniciativa, según lo dio a conocer la referente, contó con la exposición de destacados profesionales del área, como el Dr. Humberto Gajardo, director CIAD de la Universidad de Santiago de Chile y director de Postgrado y Postítulos de la Facultad de Ciencias Médicas de la USACH, y la Psicóloga Diana Kushner, directora del programa ambulatorio del CIAD y docente de la facultad de Ciencias médicas de la USACH.
Junto con destacar la y trayectoria de los docentes, Mixsann Torres, explicó que fueron convocados a participar los profesionales y técnicos de la Red de Salud, extendiendo la invitación a la Red SENAME y a los referentes de los programas que están en convenio con Senda.
“Los participantes pudieron resolver sus dudas y consultas respecto a la intervención en el contexto de la pandemia, teniendo en consideración que el tema de las adicciones es un tema de fondo, que ha reportado un aumento en el consumo de alcohol en el hogar a raíz de la pandemia”.
La pandemia ha alterado nuestra manera de convivir y muchos lo viven y lo sienten como un momento difícil y muy estresante, lo que a algunos los lleva a beber más seguido o en mayor cantidad.
Lo anterior, según explicó la referente, se debe a que muchas de nuestras rutinas han cambiado, lo que muchas veces hace perder de vista cuánto se está bebiendo.
Es muy importante, en estos momentos, cuidar de nuestra salud mental en general y procurar tener una relación lo más saludable posible con el alcohol.
La idea explicó Mixsann Torres, es que las personas disminuyan o intenten reducir la cantidad de alcohol que consumen, la frecuencia con la que consumes o, mejor aún, no beber.
“Llevar un registro de lo que bebes puede ayudar, pero principalmente estar atentos a cuánto bebemos. Si decides beber, no más de 2 tragos en un mismo día es una referencia adecuada”.
Otra de las recomendaciones es definir a lo menos dos días libres de alcohol a la semana, lo que ayuda a evitar riesgos. Si son más días mucho mejor, recordando que generalmente hay personas en el hogar que están viendo nuestro comportamiento. Por ello recordar que si no bebes es un mejor ejemplo para los niños y adolescentes”.
Otra de las recomendaciones que nos da la referente es mantener el alcohol fuera de la vista, lo que ayuda a evitar tentaciones y si tiene sed, se recomienda beber agua primero, antes que alcohol.
Preferir bebidas alcohólicas de menor graduación que las de mayor graduación, es lo ideal y si es posible elija las que son sin alcohol.
Realizar cambios es complejo y hasta difícil, pero no es imposible, por ello es que existen otras vías de apoyo remota que brindan ayuda e información para reducir o abandonar el consumo, Salud Responde 600 360 7777, es una de ellas.
Cuando un hombre bebe más de 4 tragos o una mujer más de 3 tragos, puede considerarse un consumo riesgoso. Esto indica que es importante y necesario disminuir el consumo.
Lo que se bebe en la semana también cuenta. Esto significa que un hombre no debiera beber más de 14 tragos en la semana, mientras que la mujer no debiera beber más de 7 tragos en la semana. Estas son medidas límite que determinan riesgo.
Respecto de las mujeres embarazadas no debieran beber en absoluto, al igual que los menores de 18 años; también las personas mayores, sobre todo aquellas que viven solas, quienes se encuentran deprimidas, o aquellas que se han recuperado recientemente de una adicción o las personas que llevan sobrias un tiempo, después de un periodo de consumo muy fuerte.
“Si estás en estos casos, esfuérzate por no beber. Si necesitas ayuda, es buen momento para pedirla al Fono: 1412, donde recibirás recomendaciones para personas dependientes de alcohol y otras drogas durante el periodo de brote de COVID-19”. Concluyó la referente del servicio de salud Chiloé.