10 de septiembre de 2020

QUELLÓN: Alcalde Ojeda y Concejal Barría respaldan a manipuladoras de alimentos a las cuales se pretende quitar una serie de beneficios económicos.

Como injusto calificó el Alcalde Cristian Ojeda,  la situación que están viviendo  las manipuladoras de alimentos del Sindicato “Violeta Parra”, ad portas de una nueva licitación pública que determinará  a la empresa que distribuirá la alimentación a los alumnos en los distintos establecimientos educacionales de la región de Los Lagos. A juicio de la autoridad, […]

Como injusto calificó el Alcalde Cristian Ojeda,  la situación que están viviendo  las manipuladoras de alimentos del Sindicato “Violeta Parra”, ad portas de una nueva licitación pública que determinará  a la empresa que distribuirá la alimentación a los alumnos en los distintos establecimientos educacionales de la región de Los Lagos.

A juicio de la autoridad, a las manipuladoras de alimentos se les estaría vulnerando sus derechos laborales, por cuanto, dijo, en sus nuevos contratos no se están reconociendo una serie de beneficios los que han sido adquiridos tras una serie de movilizaciones.

Entre los desmedros económicos a los cuales se verían afectadas las manipuladoras de alimentos se encontraría el no pago de sus salarios en los meses de enero y febrero, bono zonas extremas y la gratificación legal,   situación que  para el jefe comunal representa un retroceso en los  derechos de las manipuladoras de alimentos,  en vez,  de seguir fortaleciendo la relación laboral, denunció el edil.

El alcalde, hizo un llamado al gobierno,  parlamentarios y  a las autoridades de Junaeb,  para que revoquen estas medidas, entregando su total respaldo a las trabajadoras.  “Este es  un estamento sumamente importante  para nuestros niños y jóvenes” dijo,  reiterando que es injusto que a ellas se les afecte con estas medidas, en vez, de seguir fortaleciendo la relación laboral.

 

La segunda Directora del Sindicato de manipuladoras de alimentos “Violeta Parra” que agrupa a cerca de 900 mujeres en las provincias de Llanquihue, Chiloé y Palena,  expresó su preocupación por los antecedentes que solo conocieron en las últimas horas, donde en el nuevo contrato que se les pretende hacer firmar no figurarían el  bono de zona extremas,  la gratificación legal y la suspensión   de la cancelación de sus remuneraciones en los meses de enero y febrero. Luisa Ojeda, reiteró su inquietud haciendo un llamado a las autoridades para que intervengan antes que la Contraloría tome razón del nuevo contrato entre la Junaeb y la nueva empresa que estará a cargo de la distribución de la alimentación a los alumnos en las escuelas y liceos de la región.

Según mencionó,  en el nuevo contrato la Junaeb no consideraría los recursos económicos para que la empresa que gane la licitación pública cancele los sueldos de enero y febrero, lo que representaría un desmedro económico importante para todas sus asociadas.

 

Quien también hizo un llamado a las autoridades para intervenir y reparar esta situación, fue el Concejal Pedro Barría, coincidiendo con el Alcalde en que estos hechos representan un retroceso en las condiciones laborales de las manipuladoras de alimentos. “estas mujeres no pueden pagar el costo de la pandemia, no pueden pagar el costo social  y sanitario”, expresó el Concejal. Barría, manifestó su total respaldo a las manipuladoras, destacando que “son fundamentales en la cadena de la educación de nuestros niños y niñas”, termino.

 

Cabe señalar que el Sindicato de manipuladoras de alimentos  “Violeta Parra”, acoge a cerca de 900 mujeres en las provincias de Llanquihue, Chiloé y Palena, las que según indicó su dirigente seguirán atentas a la evolución de este nuevo conflicto al cual se ven enfrentadas.